Los contratos por diferencia (CFD) son productos apalancados y suponen un alto nivel de riesgo, por lo que podrían conllevar la pérdida íntegra del capital invertido. No debe arriesgar más de lo que esté dispuesto a perder y, antes de decidirse a operar, asegúrese de haber entendido los riesgos que esto implica, tenga en cuenta su nivel de experiencia y, de ser necesario, procure asesoramiento independiente. No proporcionamos asesoría de inversión en ningún caso.

Acepta usar nuestro/s sitio/s por su propia cuenta y riesgo. Este aviso de divulgación de riesgos se debe leer junto con nuestros Términos y condiciones y cabe señalar que es imposible que esta divulgación contenga todos los riesgos y los aspectos vinculados con las operaciones con contratos por diferencia (CFD). Por consiguiente, debe asegurarse de tomar una decisión bien fundamentada, pero como mínimo, debe tener en cuenta lo siguiente:

Sin perjuicio de lo anterior, los servicios financieros que este sitio contiene son adecuados únicamente para operadores que pueden asumir el riesgo de perder todo el dinero que invierten, que entienden los riesgos que esto implica y que tienen experiencia en asumir los riesgos involucrados en la adquisición de contratos financieros y en operaciones con ellos. La pérdida máxima en que puede incurrir cualquier operador es la suma de dinero que haya abonado a la empresa, incluidas las tarifas de comisiones (si fuera pertinente para el tipo de cuenta) de todas las transacciones.

Los precios de las divisas internacionales son sumamente volátiles y muy difíciles de predecir. En razón de esta volatilidad, y además del spread que nuestros proveedores de liquidez añaden a todos los cálculos y cotizaciones, ningún contrato financiero adquirido u otro servicio ofrecido en nuestro/s sitio/s puede considerarse como transacción segura.

Nuestros proveedores de liquidez nos proporcionan el cálculo del precio que pagar (o el beneficio que percibir) por los contratos financieros que se comercian en nuestros sitios en el momento de la compra o la venta de un contrato financiero, basándose en la disponibilidad de información de mercado y en un complejo cálculo aritmético derivado de las mejores estimaciones de precios del mercado, del nivel previsto de las tasas de interés, de las volatilidades implícitas y de otras condiciones del mercado. El valor de sus contratos financieros puede aumentar o disminuir en función de las condiciones del mercado y se puede ampliar debido al uso de apalancamiento, lo que significa que un movimiento relativamente pequeño del mercado puede conducir a un movimiento proporcionalmente mucho mayor en el valor de su posición.